Inicio Noticias 7 cosas que no sabias de la cerveza

7 cosas que no sabias de la cerveza

135
0

Seguro que tienes claro cuál es tu cerveza favorita, cuándo fue la última vez que te tomaste una e incluso con quién compartiste ese momento. Pero seguro que hay muchos datos sobre esta bebida que no sabías.

 

1. EL ORIGEN:

Se considera que la palabra cerveza viene de Celia o ceria, en honor a la diosa Ceres.

Ceres, diosa de la mitología romana era la dispensadora de la fecundidad, protectora de la agricultura y los granos sagrados.

 

2. AHOGADOS EN CERVEZA:

En la antigua Babilonia se veneraba la cerveza hasta tal punto, que si en la elaboración algo salía mal y la cerveza era de mala calidad, castigaban al culpable ahogándolo en el propio barril de cerveza.

 

3. UNA CABRA PRODUCTORA DE CERVEZA:

Los vikingos creían que en el Valhalla, el paraíso que esperaban tras la muerte, les esperaría una cabra gigante que les suministraría eternamente de cerveza. ¡Ojalá!

 

4. QUE LA ESPUMA NUNCA TERMINE:

A pesar de las diversas creencias sobre la espuma de la cerveza, lo cierto es que una espuma voluminosa es signo de una cerveza de buena calidad. Es más, la espuma no debería desaparecer en ningún momento, ni siquiera al terminar el vaso.

5. LOS EGIPCIOS COBRABAN CON CERVEZA:

Los obreros egipcios que se encargaban de la construcción de las pirámides egipcias recibían una parte de su paga en cerveza.

 

6. IMPORTANCIA DE LA CALIDAD DEL AGUA:

Más del 80% de una cerveza está compuesta por agua, por lo que el sabor de la cerveza depende mucho de la calidad del agua utilizada para su elaboración. Por este motivo, hay muchos tipos de cerveza que cambian de variedad por el tipo de agua que contenga.

En la Edad Media, debido a la escasez de agua potable, había un porcentaje muy alto de la población que bebía cerveza en lugar del agua porque gracias al alcohol se aseguraban la potabilidad de la bebida.

 

7. EXPERTAS CERVECERAS:

Actualmente, la cerveza es una bebida consumida tanto por hombres como por mujeres, pero en sus orígenes las únicas expertas cerveceras eran las mujeres. Incluso durante el siglo XIX se creía que el consumo de la cerveza era beneficioso para una buena lactancia materna.